Imprimir esta página

Declaración del Alto Comisionado en el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto, 27 de enero de 2016

  • Miércoles, 27 Enero 2016 00:00

El Holocausto será por siempre una terrible cicatriz en la conciencia humana. Su nefasta naturaleza de planear y deliberadamente llevar a cabo tal asesinato masivo debe conducirnos a una profunda reflexión sobre las raíces y diseminación de tal violencia.

La discriminación y el odio crecieron y se inflamaron. El discurso de odio incitó a la violencia. Grupos de mujeres hombres y niños – judíos, roma, eslavos, personas con discapacidades, disidentes políticos y otros más – fueron señalados como enemigos y considerados menos que un humano. Fueron humillados, perseguidos, atacados. Y luego comenzaron las transportaciones, con largos números de personas siendo abiertamente transportadas a campos de concentración y de exterminio.

Este nauseabundo proceso de prejuicio exacerbado encontró resistencia en muchos valientes individuos. Sin embargo, en cada etapa de este masivo crimen contra la humanidad, millones de otros asistieron, apoyaron o rehuyeron protestar ante aquellos pasos que llevaron al genocidio.

Hoy, al conmemorar a las víctimas del Holocausto, espero que todos nosotros podamos reflexionar sobre la necesidad de continuar combatiendo el racismo y la intolerancia religiosa o étnica en todas sus formas, y con todas nuestras fuerzas. Este es nuestro solemne deber en memoria de las víctimas: demostrar valor cívico y gobernanza responsable. Debemos prevenir futuros actos de genocidio haciendo frente al desafío que aún hoy tiene la humanidad – la tarea de aprender a vivir juntos, como iguales, en dignidad y con respeto. 

Traducción de ONU-DH México.

Consulta el sitio sobre este día de conmemoración: http://www.un.org/es/holocaustremembrance/