Muy buenas tardes a todas y todos los presentes.

Quiero especialmente agradecer a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) por la invitación a dar esta presentación, mi primera en el ámbito universitario fuera de la Ciudad de México desde mi llegada al país en junio de este año. Es un honor para mí estar aquí con ustedes el día de hoy, y es también un honor representar la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos humanos en México, una oficina que ha tenido una presencia en el país desde hace 14 años, trabajando en la promoción y protección de los Derechos Humanos, una oficina de la que formo parte apenas hace tres meses.

 Ciudad de México, a 21 de julio de 2016. 

Para la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos es un honor el estar aquí el día de hoy con todas y todos ustedes para inaugurar el “Foro sobre Tortura y Desaparición Forzada y cometida por particulares en México”, organizado por la Red Nacional de Organismos Civiles Todos los Derechos para Todos y Todas y la Universidad de Claustro de Sor Juana.

Buenos días a todas y todos los presentes.

La tortura es una de las más horribles e inadmisibles violaciones a los derechos humanos. Sin embargo, siempre hay quien la justifica bajo argumentos de seguridad pública, diciendo que las situaciones excepcionales, como la guerra civil, el terrorismo o los embates de la delincuencia organizada necesitan también medidas excepcionales y que el empleo de la tortura puede ser útil para evitar y castigar los crímenes. Recientemente hemos visto el resurgir de estos argumentos no solamente en países con gobiernos autoritarios, sino también en países con gobiernos que se dicen democráticos. “La policía sabe a quién golpear”; esto me lo dijo una mujer de clase acomodada en Europa, y es un buen ejemplo de la creencia de que la policía jamás podría golpear a la gente buena. Esta categorización de los “buenos”, esto es nosotros, frente a los “malos” lleva a disculpar lo que se hace en contra de estos últimos, inclusive la tortura. Tratar al otro de forma inhumana implica negarle su humanidad. Cuando el otro es identificado como un monstruo, es más fácil tratarlo de manera monstruosa.

Para la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos es un honor poder estar el día de hoy con todas y todos ustedes y quisiera comenzar estas palabras agradeciéndoles su presencia en el lanzamiento de la campaña “No Olvidamos”, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos. Así mismo me gustaría agradecer a la Comisión por invitar a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a compartir este espacio el día de hoy y sobre todo expresarles mi reconocimiento a todas las personas que han hecho posible la organización y lanzamiento de esta campaña tan necesaria como urgente.

Buenos días a todas y todos los presentes,

Quiero agradecer a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos la invitación para formar parte del presídium en la inauguración de este importante Taller sobre la Aplicación del Protocolo de Estambul y del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura.

  1. +Leídas
  2. +Recientes

México será revisado por el Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas

AVISO A MEDIOS GINEBRA (28 de enero de 2015) – México será ...

Cajas de herramientas

  • Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes +

    Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes Hay alrededor de 200 millones de personas que se identifican a sí mismos como descendientes de africanos que viven en Read More
  • Libres e Iguales +

    Libres e Iguales En favor de la igualdad de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT), la Oficina del Alto Comisionado de Read More
  • Desaparición Forzada +

    Desaparición Forzada De acuerdo con la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas se entiende por Read More
  • 1
  • 2
  • 3

BannerMicrositioIndicadores